Pongamos que hablo de Madrid I

2 09 2008

Por unas razones u otras siempre termino retrasando “las buenas nuevas” y acaban acumuladas en forma de borrador en mi buzón. Esta vez he decidido ponerme las pilas y contaros un poquito el fin de semana en Madrid, además de colgaros alguna que otra foto interesante que hice con mi flamante Canon.

¿Motivos de todo este acelerado viaje? Pues mi hermana comienza este Octubre un máster en la Escuela de Negocios EOI, todo un añito fuera, y había que buscarle piso. Afortunadamente, toda la movida estaba solucionada y sólo íbamos para firmar el contrato y entregar el aval. Bla-bla, bla-bla…

alacio Real de Madrid

Palacio Real de Madrid

Empecemos:

Primer problema, los retrasos. Por supuesto, quedaban cosas por preparar, bastante ropa estaba sin meter en la maleta, comida para el viaje sin freir. Y yo esperando en la entrada con mis cosas mientras mis padres danzaban sin hacer nada. Dos horas tarde nos ponemos en camino.

Mis padres charlando delante, temas de trabajo. Yo voy bastante adormilado, con las desgarradoras notas de Extremoduro atravesando mis tímpanos, cuando me doy cuenta de que vamos a atravesar El Negrón, el enorme túnel de más 4 kilómetros que divide Asturias y León. Al llegar al otro lado me pasa lo de siempre, el aire huele diferente y, hasta el Sol me parece que alumbra de extraña manera, mostrando nuevos matices.

Se me ocurre enviar mi primer sms a los que dejo atrás:

Acabo de abandonar mi querida Asturias. Espero volver con las botas puestas y todos los dientes. Nos veremos en otra vida.

Siendo dramático, como es propio en mi. Sigue el camino, sigue botando el coche. Sigo incómodo como nunca. Me noto de mal humor. No me quería ir, no tenía ninguna gana. Intento estar en buena disposición, no quiero comportarme como el típico adolescente niñato, que les jode las vacaciones a los padres para demostrar lo cabrón que es.

Llegamos a Rueda, un pequeño pueblo en el camino, en el que hacemos un alto para comer algo rápido, estirar las piernas y que mi padre despeje. En esos momentos me alegro de que mi progenitor no se acordase de que me tocaba conducir. En el típico bareto de pueblo nos comemos un plato de lomo ibérico que hace que se me caiga la baba, ¡qué rico! Una meada y para el coche. Intento hasta ser agradable y sonreir. Bueno vale, suelto de vez en cuando una bordería para demostrar que soy su hijo, que no me han cambiado por otro. Que si no, no cuela.

La verdad nos hará libres

La verdad nos hará libres

Otras 2 horas por las yermas tierras de Castilla y León, todo arena y piedras, trigo y girasoles. Echo aún más de menos mis queridas tierras verdes y siento lástima por quién tenga que vivir en ese páramo.

Y, por fin, entramos en Madrid por Puerta de Hierro, pero eso es otra historia. Mañana más.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

3 09 2008
Juan Ángel

Mmm! Es traumático cuando cruzas el Negrón -parece que cambias de mundo, es verdad-, pero cuando lo atraviesas de vuelta rozas el orgasmo. Al menos eso me pasó a mí a la vuelta del campamento.

Fui a Madrid el año pasado (http://ijuan.wordpress.com/2007/08/01/de-vacaciones-ii-madrid-la-capital-del-reino-xd/)… Y me gustó mucho. A ver si tú opinas lo mismo ;).

8 09 2008
Pongamos que hablo de Madrid IV « Myšlenka!

[…] semana en Madrid pero teniendo en cuenta el hecho de que estoy vago, voy a proponeros que os leais la primera entrega de la colección de abajo a arriba cambiando lomo por jamón y añadiendo un par de paseos por la Castellana en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: