Pongamos que hablo de Madrid IV

8 09 2008

Iba a titular esta entrada Madrid: Odisea Final pero no soy tan blogger para andar plagiando a Clarke sin tener remordientos de esos.

El objetivo de este texto sería terminar de contar el fin de semana en Madrid pero teniendo en cuenta el hecho de que estoy vago, voy a proponeros que os leais la primera entrega de la colección de abajo a arriba cambiando lomo por jamón y añadiendo un par de paseos por la Castellana en coche.

Resumiendo, que el domingo fue el viaje de vuelta y hay poco digno de mención. Así que para no dejarlo aquí me he sacado de la manga una pequeña reflexión sobre la capital del reino.

Bailando en el Patio del Palacio Real

Bailando en el Patio del Palacio Real

¿Qué me pareció Madrid? Una ciudad sucia, gris y triste; excesiva e innecesariamente acelerada. Como todas las cosas tiene sus aspectos positivos, al menos es mucho más amplia. Me explico, tiene tanto que ofrecer que nunca te aburres. Sí, he de reconocerlo. Me acostumbraría a vivir allí, a pesar de sufrir un montón la lejanía de mi tierra.

Extraña, dura, huraña y poco digna de confianza, peligrosa. Pero este invierno me pasaré por allí de nuevo, para ver sus desgastadas calles filtradas por el sol escarchado. Y a ver si esta vez me llevo acompañante.

Frente al Campo del Moro

Frente al Campo del Moro

¿Y lo mejor del viaje? Atravesar el largo Negrón, sacar la cabeza por la ventana para aspirar el verde aire, a pesar de ir por una autopista, y mojarme la cara con el l’orbayu perenne que nos caracteriza. Esas montañas plagadas de niebla me susurran al oido.

Bienvenido a casa.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

9 09 2008
Juan Ángel

De Madrid me encantó la tranquilidad al llegar al hotel. Era como decir “Estoy a salvo”. Era estar un poco en alerta constante -cosas de ser de ciudad de provincia, lo sabes tú tan bien como yo.

Definitivamente tiene mucho que ver. Pero para vivir, no, gracias. Presta ver el ajetreo de la gran ciudad, pero como el turista que se es, no como protagonista de la misma.

Y desde luego, no me cansaré de repetir, que maravillosa sensación a regresar a casina. Todo verde, frío, agua. 15 días sin eso fueron suficientes para mí.

9 09 2008
Bio

Bueno, supongo que ahora que te has hecho un experto de la capital me haras de guía no?
Yo voy contigo cuando quieras, sabes que tengo muchas cosas que ver por allí, el finde que quieras tiramos pa Madrid.
Me alegro de que lo pasaras bien, necesitabas despejar un poco.
Besos.

10 09 2008
Gatit

@Juan Ángel:
Yo estoy muy contento viviendo en Oviedo, pero creo que me acomodaría a la vida de allí. Pero eso son formas de ser de cada uno y eso que soy bastante temeroso de los cambios. Me gusta la estabilidad y no poner en peligro mi realidad.

@Bio:
Este invierno prepara un buen abrigo de campaña y nos vamos a Madrid. Yo te enseño sus calles atrapadas bajo cielos de ceniza y arropadas por guirnaldas de cobre líquido creadas por el sol de vapor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: