En sentido contrario

23 11 2009

Hace mucho tiempo, una eternidad si intento recordarlo me di cuenta de lo estúpido que era vivir tras una armadura que yo creía perfecta, sin un mínimo rasguño por donde entrase el dolor. Un día como cualquier otro, sucedió algo que no era lo previsto. Y ese dolor penetrante que todos hemos sentido en el pecho me mostró la verdad respecto a mi refugio, mi oxidada armadura.

Desde entonces decidí mostrarme tal como era y esperar los golpes sin miedo, puesto que el alma se curte a golpes y eso nadie puede cambiarlo ni evitarlo. Lo que yo no sabía es que con el paso de los días comenzaba un papel inconsciente, aportando a la gente exactamente lo que necesitaba en cada momento. Siendo exactamente lo que necesitaba cada persona para que no surgiese la posibilidad de apartarme de su lado.

Y cuando basas una vida en la actuación se suele confundir la línea recta que divide la verdad de la sensación.

Realmente es mi purgatorio, un recordatorio del Karma por ser tan gilipollas. Poco importa si estoy realmente interesado, pero me encuentro diciéndole lo guapa que está esa noche. Porque es cierto, todas las mujeres lo son. Siempre hay algo que hace que me olvide de todo, una sonrisa, una curva, un misterio… Entonces, le digo que me he enamorado y sigo sin mentir, no hay mujer que se haya cruzado en mi camino y de la que no me haya quedado prendado.

Pero llega la mañana siguiente, la resaca, la comprensión de que no estoy disponible para nadie, que todo era parte del engaño embotellado de la noche. Ella ya no está. Otra carretera no tomada que deja angustia y pena a partes iguales.

Pero no os preocupéis por estas palabras de desaliento, dentro de 30 segundos volverá el simpático mordaz de siempre, con el tembleque en las manos y la sonrisa en la cara y os preguntareis donde empieza el papel y termina la realidad. ¿Qué es cierto y qué es falso?

Y la vida sigue, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido.





Flashmob en la Escandalera

1 11 2009

Hojeando el periódico del domingo me encuentro con una noticia más propia de una tirada nacional y centrada en una mayor población. El centro de Oviedo fue protagonista el sábado de un flashmob. Para los que no estén habituados al término, que serán pocos, me explico. Es una acción que  consiste en reunir a un grupo de personas, que en su mayoría no se conoce, en un lugar público y realizar algo inusual, para después desaparecer como si nada hubiera pasado. Se convocan a través de internet o el móvil y puede tener fines políticos o reivindicativos.

Flashmob en Oviedo

En este caso fue Facebook (por eso no me enteré) el medio de difusión de la convocatoria, haciendo que unas 50 personas se quedasen estáticas para asombro de los viandantes. Me pregunto que se les pasaría por la cabeza a las  típicas señoras que pasan la tarde sentadas en los bancos de la plaza. “¿Qué pasa?” o “¿Es una manifestación?” seguro que fueron de los comentarios más recurrentes, aunque seguro que no faltó el mítico “Esta juventud está loca“. Y así, a los 5 minutos, los convocados continuaron su marcha sin hacer alusion alguna a lo que había pasado. Todo con perfecta normalidad.

Flashmob en Oviedo

Es una pena que no me hubiese enterado porque habría sido interesante acercarme con los compañeros de TwittAstur y unirnos a la idea. Habrá que estar más atentos.

Fotos cortesía de:





Oviedo, legendaria día a día

12 10 2009

Para algunos es una ciudad de cuento de hadas. En realidad tiene más de ciudad de reyes, aunque con un punto de magia que la hace única. Escenario de novelas como La Regenta, escondida tras el aire señorial y el pseudónimo de Vetusta, o el realismo social que desprende Nosotros, los Rivero de Dolores Medio. Te invito a perderte por un momento en las antiguas calles de mi querida ciudad.

Paso a paso, porque esta ciudad es para recorrerla así, a pie, porque es la oportunidad de experimentar sus empinadas calles y tranquilas plazas. Todo adornado, eso sí, por monasterios, palacios y demás edificios dignos de mención. Porque ese es el espíritu de Oviedo. Una perfecta conjunción de clasicismo y modernidad.

Los ovetenses siempre estamos vigilados por la torre de San Salvador, alrededor de cuyos 70 metros de altura se desarrolla la vida en la ciudad. Allí se sitúa el Oviedo Antiguo, caracterizado por sus dos caras o contrastes. Por el día podemos disfrutar del arte con el que fueron tallados sus innumerables edificios. Mientras que por las noches se convierte en el feroz territorio de la movida.

Si hay algo que me gustaría destacar, a parte del Museo de Bellas Artes de Asturias, capaz de rivalizar con cualquiera del mundo, es el mercado del Fontán. Construido dos veces, ya que un incendio navideño destruyó la primera edificación, se anima en días de fiesta. Reúne los mejores productos de la tierra en numerosos puestos, donde los tenderos y clientes hacen negocio almibarados con sidra y buen humor.

No lejos de allí se levanta nuestro mejor tesoro. Ese que nos ha dado fama de ciudad culta desde el medievo, la universidad. En el edificio original solo queda el rectorado y actualmente se utiliza como sala de exposiciones y sala de conferencias. Los estudiantes estamos repartidos por modernos campus, situados en diferentes sitios de la ciudad, como El Cristo o El Milán.

En la zona antigua se levanta El Café Español, justo al lado del Ayuntamiento. Es una sala de exposiciones reformada en el 95 y que alberga artes de todo tipo, como plásticas o fotográficas.

La calle más burguesa de la ciudad es Uría, surgida en el siglo XIX para unir la estación de ferrocarril con la zona antigua. En ella y sus contiguas se extienden las tiendas y comercios que nos da la fama de pijos a todos los carballones. Además, por sus adoquines discurre el desfile de chavales que todos los fines de semanas se acercan a la capital para pasarlo bien. Se pueden encontrar con diferentes esculturas de Botero o Úrculo, por ejemplo, además de la dedicada a Woody Allen, que se lleva la palma en fotografías.

Por muchas palabras que empleé en este texto, nunca encontraré las adecuadas para describir lo que siento por la ciudad que me vio nacer, reir y sandrar. Una ciudad musical, un medio tiempo de gaitas y ópera, de escondites de Rock n´ Roll en sotanos mal ventilados. Un ciudad orgullosa de la humedad que recorre sus calles, de sus lluvias torrenciales y el orbayu, del frío que en invierno cala hasta los huesos. Una ciudad de personajes irrepetibles, como Manolín, el gitano, que patrulla el centro por el asequible sueldo de una monedita. Una ciudad hecha a medida de los peatones, cuyas distancias empiezan a hacerse demasiado largas para los pies, pero demasiado caras para el depósito. Una ciudad irrepetible.

No te pierdas la oportunidad de perderte entre las nubes de Oviedo.





Conversaciones vol.1

1 10 2009

JCasus: When I find myself in times of trouble, mother Mary comes to me, speaking words of wisdom, let it be.

JD: Sí, sí, opino lo mismo.

JCasus: ¿No te sangran los ojos?

JD: A veces.

JCasus: Acabo de ponerte una canción de los Beatles.

JD: Ahora sí que me sangran.

JCasus: Yeah!





Recomendaciones musicales Vol.5

14 09 2009

Quizá sea por el reciente concierto de Warcry en Oviedo pero después de los dolores de Johnny, un poco de rock patrio, pop salido de las filas de OT y las libertades de Dylan; se me ocurrió dedicar el quinto capítulo de mis humildes recomendaciones a uno de los protagonistas de New Wave of British Heavy Metal, que en la lengua de Cervantes viene a significar Nueva ola del heavy metal británico, Iron Maiden.

Siguiendo la estela de grandes como Deep Purple o Led Zeppelin, hoy os presento un grupo de heavy metal puro, surgido en los 70 y con un puñado enorme de buenos discos. Can I play with madness es la canción elegida. Pertenece a uno de sus primeros discos y apesta a éxito desde los primeros gritos del vocalista. Aquí os la dejo; algo diferente a lo que suele surgir de estos lares.

Can I play with madness.
The prophet stared at his crystal ball.
Can I play with madness.
Theres no vision there at all.
Can I play with madness.
The prophet looked and he laughed at me.
Can I play with madness.
He said youre blind too blind to see.





Eight years has gone so fast…

11 09 2009

Y parece que fue ayer…





Verano Literario

3 09 2009

He decidido condensar 3 meses de lectura en un sólo post. No porque hayan sido pocas obras, más bien porque la vagancia se ha apoderado de mí y lo he dejado pasar sin remordimientos. La literatura sueca ha tenido un papel especial en estos meses. Entre la serie de moda, Millenium, y un clásico del misterio, obra de Henning Mankell, he consumido mucha temática escandinava. Sólo me faltaba algo de Roald Dahl para rematarlo. Por lo demás, dediqué Junio a una obra autobiográfica y dejando inconcluso una novela castellana. Será que la literatura española cada vez se parece más al cine patrio, es decir, apesta.

Me hubiese gustado tener preparado este post para el 1 de septiembre pero comentar 5 libros (o 4 y medio) no es cosa de risa.

El falsificador de pasaportes

Esto es una historia real. Y algo tiene la realidad es que emociona como pocas veces puede hacer la ficción. El protagonista y escritor, Cioma Schönhaus, nos cuenta sus vivencias en la Alemania Nazi de 1942. Para él, un judío de ascendencia rusa, permanecer con vida y a salvo en mitad de esa situación se convertirá en toda una aventura.

En contra de otros relatos de aquella época, no se deja llevar por el fatalismo del que pecan otros relacionados con el holocausto. Además, no es simplemente un relato autobiográfico, se puede considerar una novela de suspense que te mantiene en vilo hasta la última línea. Y tampoco se olvida de otros aspectos más mundanos, como los romances del chico o los paseos con un compañero de trabajo entrado en años.

El talento para el dibujo de Cioma permitirá a miles de compatriotas permanecer con vida o escapar del país. Su falsificaciones se harán muy valiosas, consiguiendo que se meta en un sinfín de líos diferentes. Hasta el punto de tener que escapar él mismo. Una huida cargada de romanticismo. Y si no, ¿a quién se le puede ocurrir huir en bicicleta?

Uno de los libros que más me ha gustado. Con un puntito de todo y sin que resulte pesado. ¿Y lo mejor? El final, cargado de esperanzas y ganas de vivir, libre de maldades:

-Estoy cansado de mentiras. Soy judío.

Te daré la tierra

Cuando me encuentro una novela como ésta me pregunto: ¿Cómo es posible que este bodrio haya sido uno de los libros más vendidos del año? O las extrategias de marketing funcionan de maravilla o las exigencias del lector medio español son exiguas.

La historia nos presenta a Martí Barbany, un joven que huye de la pobreza del campo, que busca la manera de convertirse en ciudadano de Barcelona. Abrumado por la grandeza y aglomeracion de la Barcelona de entonces, la novela presenta todos los obstáculos que se le presentan, además de sus desventuras y correrías amorosas.

Lo que en principio parece una apasionante historia se convierte en una repetición del mismo proceso. El protagonista tiene un problema, va a hablar con su consejero, lo soluciona y te cuenta lo bien que le va la vida comprando esclavos, tierras y barcos.

Además, llegado ese punto, me cansé de leer una reescritura de Los Pilares de la Tierra o de La Catedral del Mar, plagio inspiración de la primera, por cierto. En resumen, que me aburrí como una ostra.

La leona blanca

Después del fiasco de Chufo Llorens, busqué en la olvidada biblioteca de mi madre algo similar a la serie Millenium, que desgraciadamente estaba acaparada por mi hermana. Lo que me encontré fue una buena trama ambientada en el mismo país que las de Stieg Larsson. ¿Qué más se podía pedir? Precisamente lo que encontré, una historia impresionantemente superior.

El protagonista es el mismo que en toda la saga, Kurt Wallander, siendo ésta la tercera parte tras Asesinos sin rostro y Los perros de Riga. Se presentan dos tramas simultáneas que se entremezclan a lo largo de la novela. La primera, situada en Suecia, comienza con la desaparición de una mujer, un hecho sin trascendencia que al surgir la segunda trama adquirirá una nueva perspectiva.

Me ha gustado mucho. Lo único que eché en falta es un poquito más de protagonismo para el detective sueco. Las historias del apharteid sudafricano son muy interesantes, además de aportar una visión nueva del régimen por el que se rigió ese país. Altamente recomendable.

Los hombres que no amaban a las mujeres

Tras las aventuras de Kurt Wallander, las intrigas escandinavas continuaron y la serie Millenium quedó libre de las zarpas de mi hermana. Supongo que no tengo nada más que decir que no se sepa ya. Mikael Blomkvist es contratado para investigar el pasado de una familia y desentrañar un antiguo secreto. A su vez, Lisbeth Salander, una investigadora y hacker de alto nivel, tendrá que enfrentarse a un inquietante adversario a la vez que colabora en la investigación de Mikael.

Creo que lo más me ha gustado de esta novela negra son sus personajes. Construidos con gran acierto y exhaustividad, entremezclándose y confundiendo sus verdaderas intenciones. Además la pareja que forman los protagonistas es realmente apasionante. Nunca he visto dos personajes que se complementen tan bien siendo tan opuestos.

La recomiendo, aunque con toda la publicidad que le están dando que lo diga yo no significa nada. He de avisar de algo, la novela es buena, lo reconozco, pero si vas con espectativas muy altas te decepcionará. Al cerrar las tapas, un ligero sentimiento de ¿Esto es todo? se quedó flotando en el ambiente. Entretiene con una historia pero no es el Santo Grial de la literatura europea que nos han intentado vender. A pesar de todo, espero que os guste.

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina

Y para rematar, me zampé otro Millenium en apenas 15 días. Es lo que tiene pasar horas en la playa, las páginas pasan volando. Y así, con la piel tostando al sol, me adentré en las nuevas aventuras de Lisbeth Salander.

¿Y qué me encontré? Una novela mucho peor que la que abre la trilogía. ¿Por qué? Creo el difunto Stieg Larsson se enamoró de su propio personaje. Hay que reconocer que la antisocial y disfuncional Lisbeth tiene mucho que ofrecer pero lo interesante de la primera era la dupla tan extraña que formaba con Blomkvist, algo que en ésta no se ve.

Resumiendo: la joven se mete en unos líos tremendos y, a pesar de ser tan lista, como no para de repetir el escritor cada vez que tiene ocasión, comete un error tras otro que no hace otra cosa que complicarle la vida a la poca gente que la rodea. Eso sería el argumento resumido. Por cierto, una trama un poco cogida por los pelos. Sin embargo, Larsson cree necesario introducir un prólogo de unas 100 páginas en las que no pasa nada. Lisbeth salva a una mujer de su marido (supongo que para seguir mostrando las excelencias de la joven) y se dedica a amueblar su casa. Todo ello contado con gran lujo de detalles.

Aún no he leído la tercera y última parte pero como siga el mismo camino que ésta mejor hubiese sido que se hubiese quedado en la primera. Si no presenta una nueva trama, ¿qué significado tiene la primera novela? ¿Presentar a Lisbeth para que nos creamos que es una especie de superheroína de las feministas? Si las mujeres se ponen como ejemplo a este personaje… ¿qué quereís que os diga? Os tenía por seres más inteligentes.

Con esto se termina el verano. El calorcito, con sus playas, mares y bikinis quedan para el año que viene. Mientras tanto, toca empezar la literatura de invierno… quizá algo triste para que amenice con las hojas que poblarán las calles en pocos días.