Derrame Rock 14: Conclusiones

28 07 2009

Con este post cierro el ciclo del Derrame Rock 14. Ha sido un fin de semana muy bueno, con buen tiempo, sidra fresquita para matar la sed y buena compañía. Pero, centrándonos en el aspecto puramente musical entramos en un espacio diferente, el de las sensaciones. Por eso este post es puramente subjetivo, una opinión personal que no tiene porque coincidir con la del resto de asistentes. ¿Os preguntaréis a que viene empezar un texto de manera tan melodramática? Os lo voy a confesar, las bandas no me gustaron. ¿Y Gatit es capaz de ir a un festival y pasárselo bien aunque no le guste la música? Sí, yo soy así.

rosendo

Los directos se iniciaban con Mystereo pero yo no me digné a levantarme hasta que empezaron a sonar Mala Reputación. Llegamos tarde (como no) pero fue un conciertazo, punk en estado puro y tocando las canciones que más me gustan. Las siguientes 4 horas las dedicamos a broncearnos y beber sidra, ignorando a bandas como Rata Blanca o Escuela de Odio. De Kreator sólo escuché una canción, en la que me metí en un pogo salvaje en la que recibí codazos y di patadas como un salvaje. Aunque el momento álgido no llegaría hasta que Rosendo salió al escenario y tocando grandes canciones provocó histeria y desmayos a partes iguales. Sigue demostrando que es el rey de rock estatal, cargado de medios tiempos y un final de sus mayores éxitos. A partir de ese momento, la noche se vió enturbiada por el exceso de alcohol, hasta el punto de tener la peor resaca de mi vida al día siguiente.

El sábado comenzó con una excursión a la playa, en la que me tocó conducir a mi. Un consejo: Nunca conduzcáis con dolor de cabeza. La verdad es que fue lo mejor de todo el fin de semana, un ratito para relajarse y darse un baño en el Cantábrico. No llegamos a los conciertos hasta pasados Skontra. Después de unas sidras, asistimos al final de unos HomoNoSapiens comandados por un porrero de cuidado. Tras otras cuantas sesiones de alcohol en el camping, nos acercamos a disfrutar de Sex Museum, con un concierto marcado por los teclados de Marta Ruiz y el mejor hard rock. Aunque el éxtasis no llegaría hasta la noche, cuando Turbonegro y Backyard Babies aparecieron en escena. Por un lado, el concierto más multitudinario de todos, y por otro, la oportunidad de ver al mejor guitarrista que pasó por Pravia. Dregen, las seis cuerdas de los suecos, me dejó con la boca abierta con sus solos y sus berridos al micrófono. Inmejorable. El resto del día se resume en otra borrachera digna de la del día anterior, aunque con menos consecuencias a la mañana siguiente. No hubo oportunidad (ni ganas) de levantarse para Boikot ni para Def Con Dos.

turbonegro

Tras las peripecias, queda comentar lo más importante, la calidad de la música. Había buenos grupos, eso no lo pongo en duda, pero, basándonos en el nombre del festival, había pocos grupos de rock. En concreto, heavy, heavy y más heavy. Poco rock y poco punk. La verdad es que lo he echado de menos.

¿Qué le vamos a hacer? Demasiado orgullo. Orgullo metálico.

Fotos | Hipersónica





Derrame Rock 14: Escuela de Odio

1 07 2009

Por fin encontramos dentro del cartel un  grupo asturiano. Y es que este festival se caracteriza por apoyar la música de mi tierra, primero con un concurso de maquetas para bandas que están empezando, y después incluyendo unos cuantas notas locales para animar a las multitudes.Y así llegan Escuela de Odio hasta este especial. Y además vienen tocando punk, guitarrero y rápido. Así que me alegran el día por partida sobre.

Este quinteto procedente de Langreo, comarca minera por excelencia, vienen cargados de fuerza dinamitera, capaces de echar abajo es escenario si se lo proponen. Llevan en el negocio desde el 93, pateando escenarios, de menos a más y utilizando la música como vehículo de protesta social. Tras 4 discos y 2 maquetas, ya los podemos considerar veteranos, conocedores de su oficio.

Comienzan su andadura como trío, aunque para la grabación del segundo EP se les une un cuarto. Así quedan establecidos, aunque 2 de los miembros originales abandonan el grupo y probocando pequeños problemas para la grabación de algunos de los álbumes. Aún así, consiguen salir adelante y triunfar fuera de nuestras fronteras, legando incluso a hacer una gira por Europa.

Ésta será la primera vez que los vea en un escenario grande y abierto, y no en el típico tugurio de los que suelo frecuentar. Es una de las actuaciones a la que tengo más ganas. Son asturianos, además de que hay que apoyar la música de aquí, parece que las bandas locales se lo toman con ganas y no como un simple trabajo. Por eso, estos locos, junto a Mala Reputación o Skontra llevan fichados desde principios de año.

Nos vemos en Pravia.