Derrame Rock 14: Conclusiones

28 07 2009

Con este post cierro el ciclo del Derrame Rock 14. Ha sido un fin de semana muy bueno, con buen tiempo, sidra fresquita para matar la sed y buena compañía. Pero, centrándonos en el aspecto puramente musical entramos en un espacio diferente, el de las sensaciones. Por eso este post es puramente subjetivo, una opinión personal que no tiene porque coincidir con la del resto de asistentes. ¿Os preguntaréis a que viene empezar un texto de manera tan melodramática? Os lo voy a confesar, las bandas no me gustaron. ¿Y Gatit es capaz de ir a un festival y pasárselo bien aunque no le guste la música? Sí, yo soy así.

rosendo

Los directos se iniciaban con Mystereo pero yo no me digné a levantarme hasta que empezaron a sonar Mala Reputación. Llegamos tarde (como no) pero fue un conciertazo, punk en estado puro y tocando las canciones que más me gustan. Las siguientes 4 horas las dedicamos a broncearnos y beber sidra, ignorando a bandas como Rata Blanca o Escuela de Odio. De Kreator sólo escuché una canción, en la que me metí en un pogo salvaje en la que recibí codazos y di patadas como un salvaje. Aunque el momento álgido no llegaría hasta que Rosendo salió al escenario y tocando grandes canciones provocó histeria y desmayos a partes iguales. Sigue demostrando que es el rey de rock estatal, cargado de medios tiempos y un final de sus mayores éxitos. A partir de ese momento, la noche se vió enturbiada por el exceso de alcohol, hasta el punto de tener la peor resaca de mi vida al día siguiente.

El sábado comenzó con una excursión a la playa, en la que me tocó conducir a mi. Un consejo: Nunca conduzcáis con dolor de cabeza. La verdad es que fue lo mejor de todo el fin de semana, un ratito para relajarse y darse un baño en el Cantábrico. No llegamos a los conciertos hasta pasados Skontra. Después de unas sidras, asistimos al final de unos HomoNoSapiens comandados por un porrero de cuidado. Tras otras cuantas sesiones de alcohol en el camping, nos acercamos a disfrutar de Sex Museum, con un concierto marcado por los teclados de Marta Ruiz y el mejor hard rock. Aunque el éxtasis no llegaría hasta la noche, cuando Turbonegro y Backyard Babies aparecieron en escena. Por un lado, el concierto más multitudinario de todos, y por otro, la oportunidad de ver al mejor guitarrista que pasó por Pravia. Dregen, las seis cuerdas de los suecos, me dejó con la boca abierta con sus solos y sus berridos al micrófono. Inmejorable. El resto del día se resume en otra borrachera digna de la del día anterior, aunque con menos consecuencias a la mañana siguiente. No hubo oportunidad (ni ganas) de levantarse para Boikot ni para Def Con Dos.

turbonegro

Tras las peripecias, queda comentar lo más importante, la calidad de la música. Había buenos grupos, eso no lo pongo en duda, pero, basándonos en el nombre del festival, había pocos grupos de rock. En concreto, heavy, heavy y más heavy. Poco rock y poco punk. La verdad es que lo he echado de menos.

¿Qué le vamos a hacer? Demasiado orgullo. Orgullo metálico.

Fotos | Hipersónica





Derrame Rock 14: ¡Ya tengo el abono!

17 06 2009





Derrame Rock 14: Gamma Ray

3 06 2009

El power metal más aleman llega a las costas astures de la mano de Gamma Ray y su líder Kai Hansen. Estos melenudos germanos tienen a sus espaldas una trayectoria de mas de 20 años y enarbolan el estandarte metalero que se ha apropiado del Festival de Pravia.

Pero antes de nada, un poquito de historia. Hansen forma Gamma Ray en 1988, después de retirarse de Helloween tras 4 años de discos y giras con ellos. Su legado sería uno de los mejores discos Power de la historia, Keeper of Seven Keys. Descontento con la inclinación comercial que estaba tomando la banda, colaboró con otros grandes del género, Blind Guardian, hasta que en 1990 forma su nueva banda junto con el vocalista Ralf Scheepers.

A lo largo de los años, la banda ha sufrido diferentes cambios de formación en los que Hansen ha tenido que, por ejemplo, tomar la voz del grupo o reformar completamente las filas en 1997. Tras grandes discos como Land of the Free o Powerplant, prometen un directo lleno de fuerza.

No me considero un gran fan de la música heavy, aunque reconozco que me gusta. La verdad es que tiro más para el rock en general y por eso tengo un poco de miedo al notar en el cartel demasiado metal, sobre todo al compararlo con el del año pasado. Como ya dije, esperaré a vivirlo para expresar verdaderas críticas.

Sé que en el directo me lo pasaré en grande y por eso mantengo un poco la esperanza. Nos vemos en Pravia.

P.D: ¿Estoy convirtiendo Myšlenka! en una página musical o es sólo impresión mía?