Hancock: 30 días después

20 08 2008

Cómo predije hace exactamente un mes, ya ni me acordaba de que había ido a ver Hancock. Pero ha sido una sorpresa ver un mensaje de littlepollo en el twitter recordándomela. Como prometió, se ha acordado y me ha devuelto a la memoria ese film.

¡Gracias, Marta!

littlepollo





Hancock

21 07 2008

Sé que debería actualizar más a menudo, que debería contar algo sobre mi fin de semana en el festival Derrame Rock… Pero la verdad es que no me da la gana. Prefiero invertir mis días en disfrutar como pueda de lo que me ha tocado, masturbarme darme placer y seguir en la brecha.

A pesar de todo, prometo una pequeña actualización del Derrame. Y yo nunca rompo mis promesas.

Pero vamos a lo que vamos, acabo de llegar del cine de visionar el último éxito de Will Smith. ¿Sensación final? Decepción. Y no por qué me esperase un gran peliculón de los que hacen historia, simplemente porque he salido del cine con una ligera sensación de bodrio recorriendo mi piel y consumiéndome por dentro.

Pero vayamos por partes. Haciendo una pequeña sinopsis, John Hancock es un superhéroe cansado de serlo, desprecia a todos, bebe y es bastante gamberro. Un buen día salva a un asesor de imagen de ser atropellado por un tren, y éste decide ayudarle y conseguir que la gente le aprecie de nuevo. Todo se lía cuando aparece Mary, una Charlize Theron más atractiva que nunca, por la que Hancock se ve atraído.

Prometía mucho, pero a partir de la primera media hora todo se va diluyendo, la cámara se basa en movimientos parkinson, se le va la olla pierde el sentido y, en definitiva, provoca un hundimiendo digno de la Armada Invencible, pero que mantiene el tipo con algún que otro golpe humorístico, la buena interpretación de Smith en la parte sensata del filme y el imponente físico de Theron, que está ahí para lucir tipo, todo sea dicho. En definitiva, una película que me decepcionó bastante y de la que no me acordaré ni el mes que viene, a pesar de que Marta S. me lo vaya a recordar.

¿Mi consejo? Id a verla, y a los 40 minutos salid de la sala e imagináos como debería acabar, no os defraudaría lo que saldría de vuestra imaginación.