Momento

6 12 2009

¿Por qué definir un amor por la cantidad de días, meses o años que tiene de antigüedad? ¿No sería más importante tener presente la dimensión del mismo?

Pedirle fuego a una chica solitaria, con miedo por no saber quién eres. Un beso robado en un andén puede ser la guinda perfecta a una tarde increíble. Una sonrisa ladeada tras un cruce de miradas que se esfuma al instante.

A veces un breve encuentro es más importante que toda una vida juntos. Un encuentro que le da sentido a todo.

Así que, ¿por qué contar los segundos pudiendo deslizarse a través de ellos y ser feliz?