Derrame Rock 14: Conclusiones

28 07 2009

Con este post cierro el ciclo del Derrame Rock 14. Ha sido un fin de semana muy bueno, con buen tiempo, sidra fresquita para matar la sed y buena compañía. Pero, centrándonos en el aspecto puramente musical entramos en un espacio diferente, el de las sensaciones. Por eso este post es puramente subjetivo, una opinión personal que no tiene porque coincidir con la del resto de asistentes. ¿Os preguntaréis a que viene empezar un texto de manera tan melodramática? Os lo voy a confesar, las bandas no me gustaron. ¿Y Gatit es capaz de ir a un festival y pasárselo bien aunque no le guste la música? Sí, yo soy así.

rosendo

Los directos se iniciaban con Mystereo pero yo no me digné a levantarme hasta que empezaron a sonar Mala Reputación. Llegamos tarde (como no) pero fue un conciertazo, punk en estado puro y tocando las canciones que más me gustan. Las siguientes 4 horas las dedicamos a broncearnos y beber sidra, ignorando a bandas como Rata Blanca o Escuela de Odio. De Kreator sólo escuché una canción, en la que me metí en un pogo salvaje en la que recibí codazos y di patadas como un salvaje. Aunque el momento álgido no llegaría hasta que Rosendo salió al escenario y tocando grandes canciones provocó histeria y desmayos a partes iguales. Sigue demostrando que es el rey de rock estatal, cargado de medios tiempos y un final de sus mayores éxitos. A partir de ese momento, la noche se vió enturbiada por el exceso de alcohol, hasta el punto de tener la peor resaca de mi vida al día siguiente.

El sábado comenzó con una excursión a la playa, en la que me tocó conducir a mi. Un consejo: Nunca conduzcáis con dolor de cabeza. La verdad es que fue lo mejor de todo el fin de semana, un ratito para relajarse y darse un baño en el Cantábrico. No llegamos a los conciertos hasta pasados Skontra. Después de unas sidras, asistimos al final de unos HomoNoSapiens comandados por un porrero de cuidado. Tras otras cuantas sesiones de alcohol en el camping, nos acercamos a disfrutar de Sex Museum, con un concierto marcado por los teclados de Marta Ruiz y el mejor hard rock. Aunque el éxtasis no llegaría hasta la noche, cuando Turbonegro y Backyard Babies aparecieron en escena. Por un lado, el concierto más multitudinario de todos, y por otro, la oportunidad de ver al mejor guitarrista que pasó por Pravia. Dregen, las seis cuerdas de los suecos, me dejó con la boca abierta con sus solos y sus berridos al micrófono. Inmejorable. El resto del día se resume en otra borrachera digna de la del día anterior, aunque con menos consecuencias a la mañana siguiente. No hubo oportunidad (ni ganas) de levantarse para Boikot ni para Def Con Dos.

turbonegro

Tras las peripecias, queda comentar lo más importante, la calidad de la música. Había buenos grupos, eso no lo pongo en duda, pero, basándonos en el nombre del festival, había pocos grupos de rock. En concreto, heavy, heavy y más heavy. Poco rock y poco punk. La verdad es que lo he echado de menos.

¿Qué le vamos a hacer? Demasiado orgullo. Orgullo metálico.

Fotos | Hipersónica

Anuncios




Derrame Rock 14: Sex Museum

7 07 2009

De vez en cuando surge un grupo que no destaca por su popularidad, ni por la cantidad de seguidores que pueden captar para un concierto. Pero sí por su calidad musical, por la fidelidad de sus fans y por la influencia que son capaces de ejercer sobre otras bandas contemporáneas.

Esa banda es Sex Museum. Surgen en 1985 en torno a la escena mod que se estaba viviendo en Madrid, tan influido en esos días por la movida madrileña. Su estilo ha viajado desde el soul más negro hasta el garage de corte americano, aunque en los últimos discos se percibe un hard rock de gran calidad. Han logrado sonar por toda Europa, haciendo giras y participando en festivales nacionales como el Viña Rock, llegando a ser los teloneros de Deep Purple en su gira de 1994. Prometen un potente directo, rememorando viejos temas junto con nuevos éxitos.

Con Sex Museum me pasó algo parecido que con Gun. No los conocía hasta que aparecieron en el cartel, pero a raiz de escuchar algunas de sus canciones me di cuenta de que muchas de ellas me sonaban, algunas de la radio y otras de escucharlas por los bares. Y la más me gustó fue la que os dejo. Disfrutadla.

Nos vemos en Pravia.